Cloacas Mentales (La vida de Juanito)

Que los medios de información se han convertido en empresas con intereses financieros y políticos no es ningún secreto. Que los medios a veces se mezcla el periodismo con espectáculo, ganando casi siempre este último, porque al fin y al cabo es lo que se quiere, espectáculo, audiencia, promotores, publicistas, negocio, dinero, tampoco es ningun secreto.

Pero no. No vengo a hablaros hoy de los medios, que sí, tienen lo suyo y han quedado reducidos a meros instrumentos mecánicos de los poderes facticos que dirigen el país. Que no os engañen, sus dueños no son su audiencia y teneros informados, sus dueños son los grupos empresariales y políticos que manipulan en la sombra.

Podría alguien pensar que vengo a hablaros del daño irreparable a la democracia que supone que un partido (que encima es el gobierno) use medios y dinero público para desprestigiar a un rival político, e intentar influir en la gente y reorientar el voto hacia ellos mismos. Que eso es un ataque al libre pensamiento, a la libertad, y a una sana democracia. Pero no, tampoco vengo hablaros de esto.

Otros pensaran que vengo a defender a Podemos o Pablo Iglesias, y despellejar vivos a Ferreras, Inda, Ana Rosa, Prat…y toda es troupe de simples marionetas de poder, siervos pagados por sus amos para mentir. No, tampoco, cada uno tiene lo suyo, a Podemos e Iglesia le quedo claro que en este país jamás se va a permitir una opción de izquierdas tan descarada, y los otros ya tienen bastante con mirarse al espejo cada mañana y aguantar la mierda de persona que ven todos los días, y para el resto de su vida.

Vengo a hablaros de la gente. De nosotros, ciudadanos de a pie.

De cómo, a pesar de las cloacas, la intoxicación mediática, los medios manipulados desde la sombra, las noticias diarias falsas, invenciones, tertulias y tertulianos a sueldos día si y día también, como, a pesar de todo ello, si nosotros tuviéramos un mínimo de espíritu crítico y dignidad (independientemente del sesgo político de cada uno) lo que ha sucedido nos haría levantarnos del sofá, dejar de consumir estos medios sucios y podridos e indignarnos, o bien porque nos intentaron engañar, o porque lo hicieron.

Y esta es una de las cosas más difíciles de la vida, descubrir que te han engañado en primer lugar, y en segundo y más complicado, aceptarlo, reconocerlo y hacer autocrítica ¿Que ha pasado con mi cerebro que se ha comido tanta mierda vomitada sin siguiera reflexionar dos segundos? ¿Me deje llevar por mi sesgo politico? ¿O simplemente el mundo para mi es una conjunción de formas colores y sonidos que apenas llego a interpretar y soy influencer?

La vida de Juanito.

Juan, Juanito para los colegas. Es un padre de familia de un barrio humilde, trabaja en una fábrica de montaje, por un justo salario y un contrato que van renovando cada dos o tres meses, anda muy jodido por la crisis del 2008 y ve como su calidad de vida y derechos van empeorando día a día. Le interesa mucho la política, suele votar al PSOE, pero ha visto que unos chavales que acamparon en sol han hecho un partido, y traen unas medidas tan de izquierdas que hacen que el PSOE parezca el hijo bastardo del PP.

Como Juanito es muy inteligente, se dispone a informarse sobre esta gente nueva que está saliendo ahora y dice que hay que cambiar las cosas, proteger a los trabajadores y pedir más a los poderosos y acaudalados. Entonces aparecen los puntos 7 y 11 de la doctrina Goebels. Juanito se siente libre y bien informado, joder, ¿Como no va a estarlo? Si el lee El Mundo, y para contrastar lee el ABC y la razón. Para tener mucha más información y no ser un ignorante, cuando va de camino al trabajo mira en su movil OK DIARIO y escucha la COPE, además sus dias libres ve a Susana Griso o Ana Rosa !Cielo santo, como no va a estar bien informado Juanito! Y además, todos los medios coinciden siempre en las mismas noticias, en la misma onda.

La cosa es que de pronto a Juanito que llego a pensar en votarles porque quería cambiarlo todo y que su situación precaria mejorase (sobre todo tras décadas de dualidad PPSOE) empieza a pensar que los de Podemos son etarras, venezolanos, bolivarianos, que se financian con dinero sucio, que tienen chanchullos raros, y sobre todo que le dan mucho miedo porque van a joder España y a él el primero. Es más con el paso de los meses, de días y días de inventos en todos los medios, y tertulianos hilando muy fino, acaba odiando a muerte a todo lo que huela a podemos, a izquierda o progresismo.

Entones Juanito ya no es juan. Es solo un rehén. Un voto cautivo y controlado. Un éxito del sistema, de la inversión millonario en massmedia que hacen continuamente las elites y poderes facticos. Todo en orden, siga usted consumiendo y votando a PPSOE.

Podemos extrapolar el ejemplo de Juanito a cientos de miles de personas, algunas más de izquierdas, otras más de derechas. La cosa es que los bulos, las noticias manipuladas, las cloacas han cumplido su objetivo: mantener en el poder a los de siempre y destruir aquello que podía suponer una amenaza a sus privilegios.

Juanito, como tantos otros, aunque le planten la realidad en la puta cara jamás la van a aceptar, o a lo mejor sí, pero no les va a importar por «pon aquí la excusa que quieras».

Y aquí viene el problema. La gente. La gente, el mundo, la sociedad esta irremediablemente podrida e infectada. Por que como digo, en referencia a las cloacas solo hay dos tipos de personas, las que dudaron de esa información, y las que se lo creyeron, y sea como sea, ya te hayan engañado o no, ya te hayan llegado a manipular o no, la cosa es que lo han intentado, han movido dinero (a veces publico el que sale de tus impuestos), recursos e infraestructuras para llevar los votos de un lado a otro. Para controlar la democracia en pos de sus intereses.

Luego ponen la democracia por bandera, cuando en verdad no creen en ella para nada, solo la usan como un clínex de usar y tirar. Si viviésemos en una sociedad digna, con mentes libres, espíritu crítico, lo que ha sucedido con las cloacas y podemos debería indignar a todos, absolutamente a todos, y no quedarse en una noticia de pasada, o ya ni eso, en unos cuantos miles de tuits durante dos o tres días. El propio sistema se encargará de acallar este escándalo y pronto será nada, solo polvo o un recuerdo de algo que paso pero que no fue para tanto por que no salió en los medios.

Creo que mucha gente jamás entender la gravedad de esto, el descaro con el que han dejado claro que no importamos nada, que somos ganado y ellos tienen la varita mágica para dirigirnos, varita que se llama mass media.

Luego la gente es muy digna, se hinchan el pecho y sueltan bravuconadas: «a mí no me van a decir si puedo comer carne o no», «a mí no me van a prohibir las bebidas azucaradas», «yo quiero libertad y hare lo que quiera», «yo quiero ir de copas y no cruzarme con mi ex», «yo quiero poner el aire acondicionado a lo que yo quiera». Luego a la gente le jode que le digan lo que debe o no hacer. Pero veo pasividad cuando se ha mostrado claramente como las intentan manipular como marionetas, diciéndoles que deben o no pensar, a quien deben votar o quiénes son los buenos y los malos. Ante eso ni «mu».

Algo esta jodido, algo está muy roto en nuestras cabezas, en nuestra sociedad. Y lo peor es que me temo que es irreparable.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

*