Auge y falta de puntería

Estas últimas semana se habló mucho de VOX, de sus ideas, de cómo deberían tratar los medios a un partido tan sumamente xenófobo, racista e intolerante (si darles cancha o ignorarlos, ya que cualquier tipo de publicidad es publicidad buena), y sobre cómo este partido está dispuesto acaparar y quitar votos a PP y CS, aquellos que se sienten incómodos dentro de la derecha y quieren irse un poco más a la derecha; ahí tienen a VOX.

El primer punto que me gustaría tratar es sobre cómo deberían tratar los medios a VOX.

Es un partido legal (aunque entre sus medidas está ilegalizar a partidos y todo aquel que no piense como ellos), como puede serlo cualquier otro, y en Democracia todos tienen su espacio electoral, a todos hay que darles voz. El problema no es que salgan más o menos en la tele, o que ésta les de un enfoque u otro (chorizo ibérico style). El verdadero problema es la ignorancia de la gente. Si tuviésemos una sociedad suficientemente formada, y no hablo sólo intelectualmente, sino con valores, seriedad, espíritu crítico, sentido común….entonces no habría ningún problema, Vox podría estar 24 horas en la tele que ni aún así ganaría ni un voto.

Por desgracia y como ya analizamos en “Incepción de Chorizo Ibérico”, España no es ese país. Venimos de una triste y larga sombra, y aún quedan vestigios. La educación nunca ha sido una prioridad y formar mentes críticas, con sentido común, nunca fue el objetivo del sistema.

Por eso mucha gente, sobre todo votantes descontentos del PP y de Cs acabarán dando su voto a VOX. Este partido fundado por un ex del PP íntimo amigo y protegido de Esperanza Aguirre, termina de formar la santa trinidad de la derecha (La vieja, la Nueva y la Extrema).

Viendo lo que propone y por dónde va Vox, a mí me parece como si alguien de Cs o PP se cogiese una cogorza de Ron y Whisky y empezase a decir borracho lo que realmente piensa y le gustaría hacer.

Me gustaría analizar sus 100 medidas, algunas disparatadas, que nadie con sentido común estaría dispuesto a aceptar o negociar. Pero no tengo tiempo, quizás más adelante le dedique un post entero. Aunque lo parezca, el post no va sobre Vox.

Del auge a la inmovilidad

No sólo el auge o irrupción más notoria ha sido de Vox. Sino también de Ciudadanos que gana muchos votos (sobre todo con la crispación con el tema de cataluña), y las encuestas le colocan en una segunda posición. La derecha, sea la que sea, desde moderada y liberal hasta extrema, parece ir copando el panorama español, acaparando votos aquí y allá.

La crítica y el sentido a este post lo da la siguiente pregunta: ¿qué está haciendo la izquierda? Y por favor, no metáis en izquierda a PSOE, es ridículo pensar que tienen algo de izquierda o socialistas.

La izquierda no se está centrando en contrarrestar este auge. Es más, se centra (y pierde) en pequeños debates, que sí que son importantes, pero no determinantes ni urgentes.

La sexualización del lenguaje, derechos de los animales, exigimiento urgentísimo del cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica….todos estos temas son importantes, están ahí, hay que abordarlos y bajo ningún concepto olvidarlos. Pero creo que no es el momento. Son esos pequeños flecos donde se pierde.

Los verdaderos problemas que tiene que tratar la izquierda a día de hoy: el auge de la extrema derecha, los derechos de los trabajadores, el mercado laboral, las condiciones de vida de la clase trabajadora (sueldos, sanidad, ayudas sociales, educación, bienestar, poder adquisitivo, vivienda, derechos perdidos)…me parecen más transversales, urgentes y determinantes que decir “todes nosotres”.

Mi manera de verlo es la siguiente: la izquierda tiene la casa en llamas y muchas veces parecen más preocupados de engrasar las bisagras de las puertas que de apagar el fuego. Ambas cosas hay que abordarlas, pero evidentemente el fuego quema más….destruye más.

Quieren poner cosas sobre la mesa sin tener mesa. Primero hay que recuperar el terreno perdido, derechos, y gobernar pensando en el  bienestar de las personas trabajadoras, no en el de las grandes fortunas y élites. Hay que volcar el foco en esto y apuntar correctamente. Luego teniendo mesa (unas bases sólidas) podemos abordar cualquier debate sobre lenguaje, memoria, emblemas…que como digo son importantes y se deben tratar.

Creo que está habiendo cierta falta de puntería. No están apuntalando los pilares de lo que es el movimiento izquierdista (lucha por la clase trabajadora), y quieren llegar a rizar el rizo sin ésto.

Quizás la izquierda se está institucionalizando y acomodando en una segura zona de comfort, donde ya no hace falta luchar por nada y parece que ya se cruzó la línea de meta.

Es difícil, lo sé, hay que luchar no sólo contra el liberalismo, la derecha, sino también frente a esa gran parte de la clase trabajadora que se cree algo que no es.

Luchar contra la balanza de educación-mass media. Pobres, trabajadores y gente común que defiende y simpatiza con la derecha, con el liberalismo económico. Es difícil.

A veces da la sensación de que ha bajado un pocos los brazos ante todo esto, y que se conforma con ganar pequeños debates y flecos, con poner dos Twits y dejar en ridículo a Inda, Percival Manglano, Álvaro Ojeda o cualquier personaje de estos (cosa que tampoco tiene mucho mérito).

El viento por la derecha viene soplando fuerte, y o se pone remedio, o nos moverá a su antojo como una veleta.

2 Comments

 Add your comment
  1. Bueno, supongo que lo que dices de la sociedad española podría trasladarse a la francesa (Le Pen), a la alemana (AfFD), a la británica (UKIp), a la americana (Trump) y a otras. Pero en el caso de España ha sido alguien del Racó Catalá quien ha hecho un análisis certero que transcribo:

    **El problema de fondo es que la neoesquerra tiene poco que ofrecer a las clases populares: más impuestos, más misandria, más inmigración subvencionada, más insultos políticamente correctos, más imposición de tópicos pocasoltes …

    **Quién puede extrañarse ya que suba Vox?

    **De dónde proviene el voto de Vox?
    **Una parte significativa de los votos de la extrema derecha ha llegado directamente de antiguos electores de la izquierda.

    • Por supuesto, es una lectura perfectamente extrapolable a cualquier otro pais, donde la extrema derecha ha crecido y la izquierda no ha sabido/podido contrarestar.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

*