Juego de Tronaos: Mendoza

Aquel dia tenia una resaca de campeonato. Había estado hasta la tantas en una terracita Cool Fashion tomando GinTonic con su “amigo” Alfredo que conoció en una quedada del foro de “Jóvenes Emprendedores Of Course” para debatir sobre las nuevas tácticas empresariales de tipo “steal everything you can“. Cuando despertó se quitó de encima el brazo de Alfredo cómo pudo, y al levantarse de la cama el mundo entero pareció girar a su alrededor. Vomito allí mismo, y escupió un esputo pegajoso y de color verde que quedó incrustado en la cara moqueta. “Que lo limpie Hermenegilda, que para eso la pago, y si no le gusta que hubiese emprendido como yo…que sali de la nada”

Con este pensamiento tan profundo y Hawkingniano se duchó, enfundo su caro Armani y fue a sus oficinas. Al entrar todo parecía tranquilo, “demasiado” pensó y más, al ver a Lorena viendo la “Cuore”. Eso sí, por lo menos ambos compartían el gusto por el buen trasero de Mario Casas.

Entro a su despacho y mientras se preparaba su capuchino observó a varios de sus subalternos discutir algo en el sitio de Jose. “Ya están con las polleces de todos los días” aquel era el problema de verdad, cuatro recursos juntos en un pc, discutiendo sobre alguna tontería en vez de estar produciendo.

Se sentó, iba a disfrutar de su primer sorbo de su excelente capuchino, cuando su telefono movil “Apple MarraketePowa2000” sono.

-Mendoza, ¿me puedes decir a que cojones estais jugando?– Era Javier su máximo contacto en el cliente.

-¿Que sucede Javier? – Mendoza detectó que Javier estaba realmente enfadado.

¿Que, que sucede? ¿No te han puesto al dia verdad? – Javier era un idiota, estaba claro que no joder, a que viene sus putas preguntas retóricas.

-Acabo de llegar, dimelo tu que pasa- Esa actitud de Javier comenzaba a irritar al todopoderoso Mendoza.

No se que cojones habéis hecho, pero alguno de los patanes que tienes en tu equipo ha borrado las tablas con todos nuestros datos…los cuales llevábamos una semana explorando e introduciendo…¿Te das cuenta de la magnitud de volumetría interna que hemos perdido?

-No, y tranquilizate que seguro que tiene solución. Me encargo yo mismo– Solo quería dejar de oir la asquerosa voz de Javier.

-Más te vale, te hemos pagado una millonada por este proyecto y es una autentica basura-  Mendoza estaba harto, no podía consentir aquel tono, aquellas amenazas y que llamasen basura a su proyecto, que insultaran a su imperio.

-Mira Javier, si quieres podemos discutir cualquier punto. Nuestra empresa es líder en el sector y tenemos muchos frentes abiertos como para aguantar histerias por un simple y minúsculo error.

Esto es la ostia….encima esto….sabes que te digo. Tenéis 24 horas para reponer todo lo que habéis reventado u os mando a tomar por culo a ti, a tu empresa, a tu contrato y a tu puto proyecto.

Javier colgó y mendoza se dio cuenta que aguantaba el móvil apretando con toda su fuerza. De pronto y sin saber porque lo arrojó contra el suelo. El móvil estalló mientras las muelas de Mendoza chirriaban de rabia. Salió fuera e indico con el dedo a José y Lorena que pasasen. Mendoza se sentó y esperó a que se sentasen enfrente de el.

Que cojones ha pasado. Me ha llamado el cliente hecho una furia.

-Marcelo preparo un Script que era una autentica basura y ha reventado todo. – Soltó rapidamente Lorena, como queriendo decir “ya, ya esta, eso ha pasado, me puedo ir ya”

-¿Es todo culpa de Marcelo?- Pregunto Mendoza mirando a José, no se fiaba nada de Lorena , a  la que consideraba una inútil de campeonato la cual parecía costarle respirar y hablar al mismo tiempo.

-En parte…-Contestó José tras mirar a Lorena.

-Explícate – Exigió Mendoza

-Podría haber mandado mejor el Script a Lorena – Hizo una pausa y miro de reojo a Lorena, la cual tenía su típica mirada de corderito degollado. Al fin y al cabo era iguales, rangos superiores que no picaban ni una linea de codigo. A diferencia de los gorrillas informáticos y picacodigos, ellos se protegían, se sabían guardar las espaldas, no luchaban entre ellos. – Es cierto que Lorena debería haber revisado el Script, pero Marcelo debería haber estado más pendiente, era su Script y podría haber ayudado más a Lorena.

Quieres decir que Marcelo hizo un Script con deficiencias y se lo mando a Lorena y esta lo ejecuto sin más. – Mendoza no sabia nada de programación, de sistemas, ni de arquitectura informática. A pesar que su imperio se basaba en eso.

-Algo asi- Contesto José

-Debería haber revisado el Script eso es cierto, pero estoy apurada con los diseños funcionales y documentos de arquitectura, y sumarle el control de los Excel y las pruebas y su documentación…pero el Script de Marcelo era mejorable, y Dani debería haberlo revisado también, el lo ejecuto en nuestro entorno de pruebas. – Lorena actuó como un dispensador de mierda. En verdad todos sus documentos y funcionales habia sido hacer un excel con colorines y un documento word de cuatro páginas, pero eso Mendoza no lo sabia. Dicho en boca de Lorena parecía una barbaridad de trabajo. Mendoza la miro pensando “a lo mejor no es tan idiota y hace un montón de funciones”

-Esta bien, ya nos ocuparemos de las reprimendas hacia esos vagos sindicalistas. Ahora tenemos que actuar con presteza y arreglar el problema. – Mendoza decidió ejercer de líder y tomar las riendas.- Muy bien señores, ¿Cómo podemos recuperar los datos borrados?, ¿El sistema que habéis diseñado contempla algún registro de Backup?, ¿Cuando tiempo nos puede llevar reponer todo?, ¿Se había considerado en algún documento de análisis y riesgos algún plan de intendencia?

Silencio. Absoluto y sepulcral silencio. Ni Jose, ni mucho menos Lorena tenia ni puta idea de cómo responder a ninguna pregunta. Los que tenían respuesta eran “los vagos sindicalistas” a los que les acababan de echar el marrón encima, y deberían pedirles ayuda ahora para salvar sus culos. Así funciona esto.

¿Y bien?– Dijo Mendoza, el cual comenzaba a impacientarse ante el denso silencio. Jose miro a Lorena. Lorena volvió a su modo de mirada de “sálvame el culo por favor, aiuda”

-Deberíamos reunirnos con el equipo técnico para darte una estimación de tiempo exacta y ver cual de las diferentes opciones de recuperación son plausibles.

Quiero respuestas joder. Y las quiero ya, id ahora mismo. Cuando solucionemos esto a esos dos listillos se les va a caer el pelo, de momento mantener las formas y solucionado esto.

-Si si…vamos a ello- Dijo José levantándose.

Lo solucionaremos – Lo solucionaran quería decir Lorena.

-En una hora os quiero aquí con soluciones y tiempos, sino mando a la mierda el proyecto y ya sabéis lo que significa eso- Mendoza sabia que aquella amenaza no era fácil de llevar a cabo, ni siquiera sabía si realmente  era factible, pero debía apretar las tuercas.

Sus dos peleles asintieron y salieron del despacho, rumbo al grupo de programadores. Mendoza desde su ventana observaba la escena; Dani, Marcelo, Benjamin y Roman (nuevo fichaje proveniente desde un proyecto ajeno pero dentro de ExplotaConsulting SA) seguían cabizbajos  a Lorena y José a la sala Minerva.

Su teléfono fijo de oficina sonó y mendoza descolgó a la velocidad de la luz.

-Acaban de llegar los proveedores de sistemas señor mendoza, recuerde su reunión empieza en quince minutos. – Dijo Estrella, la chica de recepción de las oficinas.

Si si..ya lo se– Contesto incomodo mendoza.

-Muchas gra…

Mendoza colgó el teléfono. Vaya puta mierda. Ahora reunión con esos vendehumos. El día le estaba sobrepasando y apenas eran las diez de la mañana. Estaba cansado y agotado, la fiesta de anoche con Alfredo, el estres, falta de sueño, la tensión que agarrotaba sus músculos. No podía más.

Decidió usar “su medicina especial” como el lo llamaba. Rebusco en su pantalón y saco una minúscula llave negra. Abrió el primer cajón de su escritorio y lo cogió. Fue corriendo al baño, al más puro estilo Fer, cómo si se cagarse encima irremediablemente.

Al llegar se encerró en el mismo water dónde encontraron hace unas semanas a Fer cagado hasta los tobillos. Allí los sacó, su tarjeta de crédito y ese pequeño saquito con polvos blancos que parecían harina. Hizo una raya sobre la tapa del inodoro, la miro mientras guardaba sus utensilios. Aspiro con toda la fuerza que pudo.

Wuuuuuuuuuuuu! – Chillo, ahora ya estaba preparado para la reunión y lo que le quisieran echar encima – Listo para el rock and roll baby – Murmuro en voz baja.

4 Comments

 Add your comment
  1. Muy muy bueno!

    Como la vida misma

  2. ¡No nos dejes con la duda y dinos qué ocurre en la reunión! 🙂

Leave a Comment

Your email address will not be published.

*