Juego de Tronaos: Lorena

Llevaba casi una semana sin dormir, tenía los nervios a flor de piel e intentaba pasar lo más desapercibida posible en el curro. Sin Fer aquello se había hecho más duro: cada dos por tres alguien le preguntaba algo que se suponía debía saber o controlar, le llegaban varios correos pidiendo documentación y actualizaciones de varios diagramas, los avisos y notificaciones del gestor de incidencias eran un goteo constante; y para colmo los programadores no hacían más que molestarla preguntando cosas…cosas de las que no tenía ni puta idea. Por suerte y gracias al esfuerzo de otros, la primera fase completa ya estaba instalada. Podía respirar algo más, pero sin Fer allí se sentía desprotegida, vulnerable ante cualquier pregunta o requerimiento de trabajo.

Lorena, tenemos que revisar la arquitectura CORBA para la siguiente Release, ajustando los DTD y DOM – Comentaba Dani, un programador vasco de carácter abierto y características “gafapasta” estilo hipster.

¿Perdona? – Lorena ocultó a toda velocidad la página web de “Cosmopolitan” que estaba leyendo. No le había prestado atención y entendió algo así como ¿“arquitectura COBRA”?

-Sí, los ajustes previos a la siguiente fase, revisar arquitectura y documentos relativos a la configuración y generación de los XML – Maldita sea, pensó Lorena, ¿no podrá hablar en castellano o qué?

-Esto…sí…sí, lo tengo en mente en mi lista de tareas en el JIRA. – Seguro que le he dejado sorprendido, sé lo que es el Jira por lo menos. Dani ni se inmutó.

-Ok, en cuanto lo tengas y completes el funcional de la versión nueva nos lo dices para comenzar con el desarrollo – ¿Qué funcional dice el hipster éste?

-Documentooooo…..Funcionaaal….- Lorena no daba una, estaba totalmente perdida.

-Sí, el documento DDAF que creó José en el repositorio de documentación de Alfresco y que tenías que completar. – Lorena no tenía ni puta idea de qué cojones era Alfresco, le sonaba a marca de toallitas para limpiar culos de bebés.

-Pero….- Mierda mierda, ¿qué coño digo?, pensó Lorena.

-¿Te llegaron los correos? – Lorena había recibido cientos de correos, los cuales muchos si no eran directamente para ella los descartaba, pensando así que sería más eficiente, versátil y efectiva en su trabajo. Creía que aquello era un gesto de líder en su sector, que demostraba valía, iniciativa y asertividad.

-Recuerdas que vamos a usar a partir de ahora Alfresco para la documentación….las carpetas compartidas en FTP eran una locura, con mil versiones, cada uno ponía sus cosas sin control, se pisaban cambios y la mayoría eran sólo documentos con imágenes e índices enumerados “muy chulos” pero sin nada de documentación, un desastre vamos…. – La mayoría creados por Fer, José, otros jefecillos y ella misma.

-Sí sí…ya lo vi – Mintió Lorena – Creo que podemos hacer una cosa…como ahora vamos mejor de tiempo, échale tú un ojo al documento funcional y me lo reenvías, luego te lo paso yo corregido y lo subes tú al Alfresco ese y me dices dónde lo dejas ¿vale? – Así por lo menos tengo la URL y todo eso, pensó Lorena.

-Sólo tengo acceso de consulta, los encargados de mantener esa documentación y análisis sois vosotros – Dani miró a los analistas pro.

-Vale no te preocupes, cuando vuelva Fer lo hablo con él…que os dé acceso – Lorena hizo como que se apuntaba la importante tarea en su bloc de Notas de Mister Wonderful que decía algo así: “trabaja duro, sé tu misma, y todos te querrán”.

-Ya, pero la solución no es esa…deberías leer y completar el…

-¿Oye y lo de COBRA qué es? Jejeje y no me digas que una serpiente o película de Stallone – Lorena intentó hacerse la graciosa, pero la expresión de Dani era de asombro.

-¿Stallone? -Dani alucinaba, por un segundo tuvo que reprimir una carcajada.

-Sí, jejeje, ya sabes Rocky, Rambo…Cobra…el tío ese cachas – Lorena estaba colorada como un tomate, sentía un calor subir por su pecho y cómo todo el mundo la estaba mirando.

-La arquitectura Common Object Request Broker Architecture, la necesitamos para la siguiente fase, y que diferentes PCs puedan trabajar con distintos lenguajes, ya sabes, por el tema de aplicaciones distribuidas en entornos heterogéneos….objetos de referencia, interceptores portables, localizadores…¿Te suena?deberías especificar en un documento el análisis de todo ésto….

Lorena no sabía dónde meterse. Empezó a mirar a todos, con una mirada de desesperación y socorro que decía “por favor ayudadme, aiuda,aiuuuda” Miró a José, el cual se dio cuenta y apartó la mirada corriendo y se puso los cascos a todo volumen. Tamara, una jefecilla de medio pelo que no se sabía ni a qué se dedicaba, hizo como que la llamaban al móvil y se puso a hablar con un teleoperador imaginario. Sergio, otro jefe que sólo venía un par de días a la oficina y el resto, estaban por ahí en importantes reuniones, miró el reloj y salió despedido como si tuviera una importante reunión. El resto de jefecillos, los cuales no tenían mucha más idea que la propia Lorena, agacharon sus cabezas como si estuvieran muy muy ocupados.

-¿Y bien? – Dijo Dani, que le había dado unos segundos a Lorena. Realmente parecía que los necesitaba. Su cerebro parecía al borde del colapso.

Lorena fue a decir algo, pero sólo pudo abrir la boca sin decir nada. Luego miró a Dani, intentó decir algo nuevamente, pero una mueca ridícula se apoderó de su cara, quedó como un pez boqueando en busca de aire fresco para sus branquias. Parecía a punto de sufrir un ataque y empezar a convulsionar echando espuma por la boca. Dani se percató de que algo iba mal, era como si a Lorena estuviera a punto de darle un telele, una especie de cortocircuito, como si su cerebro se hubiese fundido.

Yo…yo…yooooo……- Lorena había entrado definitivamente en un estado de shock, un “system failure”, un Error 404 brain not found.

-Lo…¿Lorena?– Preguntó Dani.

De pronto la nariz de Lorena comenzó a sangrar. Su cerebro se había hecho mierda. A punto de sufrir una hipoxia severa, se vio salvada por aquéllo. Súbitamente reaccionó.

-Mierda, me sangra la nariz….voy al baño Dani, ahora vemos eso de VIBORA, o COBRA o lo que sea….¿vale?

Un asustado Dani asintió y la dejó pasar de camino al wc. Lorena corrió al baño, se limpió la sangre y sacó su móvil. No quería hacerlo, pero lo hizo…no le quedaba otro remedio. Buscó en la agenda y pulsó su número, el número de Fer.

2 Comments

 Add your comment
  1. Me ha gustado, aunque como estoy enganchado se me va a hacer larga la espera para el siguiente capítulo, jejeje! ¡Sigue así, que la historia engancha!

  2. Lorena, Lorena, o acabas en la calle o en el baño con alguno de los compis jijijij. No falla

Leave a Comment

Your email address will not be published.


*