Juego de Tronaos; Fer

Hacia media mañana Fer se sentía con fuerzas renovadas. Había salido a tomar café con Lorena, y los estímulos, tanto los causados por la cafeína, como los causados por las miradas indiscretas al escote de su acompañante, habían reavivado el espíritu de Fer.

Aún así el día no había terminado, ni mucho menos. Tras las dos reuniones mañaneras, su visita puntual al baño, y el desayuno con Lorena, quedaba la peor parte, debía comunicar a sus empleados en una tercera reunión que se suprimía la jornada de verano.

Rememorando lo sucedido, la reunión con Mendoza fue incómoda…Mendoza era incómodo. La reunión con Marcelo no marchó mal. Marcelo no era mal chico, sólo que era protestón y tenía tendencias sindicalistas, algo que en este mundo de las tecnologías TIC no gustaba mucho a los jefes. A Fer tampoco le gustaba, aunque Marcelo tuviese a veces su parte de razón. Eran ya pasadas las doce del mediodía cuando Fer cansado de hacer como que trabajaba en un importante Excel, decidió ponerse manos a la obra y concertar la reunión sobre la jornada de verano con sus empleados. El único y verdadero trabajo que tenía que hacer en todo el día, y probablemente en toda la semana.

Primero reservó la sala “Europa” para la reunión, la más grande de las oficinas. Acto seguido redactó un correo simple con acuse de recibo y lo vinculó a una fecha y hora exacta. “Reunión: Vacaciones Y JORNADA DE VERANO hora 13:15”, lo volvió a leer todo y pulsó “Enviar”. Fer suspiró “trabajo bien hecho colega, te has ganado el sueldo” pensó.

A la hora indicada Fer miró a sus trabajadores, solía pasar que a veces se les olvidaba o se retrasaban cinco minutos en entrar. Fer comenzó a ponerse nervioso y el dedo índice fue a visitar a su mejor asociado, su nariz. Decidió tomar cartas en el asunto. Se levantó y se fue camino a la sala “Europa”, al pasar cerca de sus empleados dijo: “Es la hora chicos”, y no recibió respuesta alguna.

Entró en la sala y se sentó él solo. Sus nervios hicieron que su esfínter se aflojarse en demasía, y un gran retortijón hizo que se le revolviesen las tripas, volvía a sentir ganas de salir corriendo hacia el inodoro. En ese momento sus empleados comenzaron a desfilar de uno en uno en la sala, tomando ordenadamente asiento. Estaban todos: Marcelo, Daniel, Álvaro, Mauro, Román, Lorena y por supuesto el “pelotatrepa” de José.

Iba a ser una reunión complicada, todos salvo Lorena y José, eran jóvenes y no aceptarían así como así aquéllo. Antes de comenzar, Fer miró a Lorena y ésta le devolvió una sonrisa cómplice. Fer sintió cierta presión en la entrepierna, lo que hizo que sus nervios se calmasen.

-Bien chicos, pues como os comentaba en el email de esta mañana – hizo una pausa para tomar aire – tras hablar con Mendoza me ha confirmado que la jornada de verano se va a suprimir definitivamente para este año. Son malas noticias, lo sé, y lo lamento, pero el proyecto requiere este sobreesfuerzo por vuestra parte, por parte de todos – Añadió al final.

-Pero la jornada comienza el martes que viene, deberíais avisar de ésto con más tiempo – Se atrevió a decir Álvaro.No hace falta, es una medida de urgencia de la directiva. Es lo que hay – Fer no estaba dispuesto a que se abriese ninguna disputa. Aquello no era un debate.

-Imagino que una decisión así la daréis por escrito -Cuestionó Daniel.

-En principio no Dani, y además, quiero aprovechar este feedback para recordaros que las vacaciones de verano no pueden superar las dos semanas, diez días.

-¿Y la compensación por todo esto? – Dijo Marcelo mientras se cruzaba de brazos.

-¿Qué compensación? – Fer le miró, y buscó con la mirada a José en busca de ayuda.

-Pues que llevamos todo el año trabajando de más para hacer esta jornada, la jornada no es regalada, es trabajada. A parte del incordio de restricción de vacaciones, y como comentas el sobreesfuerzo….creo que no son pocos motivos como para preguntar cómo piensa la empresa recompensar todos esos esfuerzos.

-Bueno bueno – Intervino por fin José, y Fer sintió cierto alivio, aunque no pudo reprimir su tic y se acarició las aletas nasales con el índice y el pulgar repetidas veces. – No hay que ponerse así chicos. Es sólo una fase del proyecto, entiendo que es un esfuerzo puntual y ya cuando pase el apretón veremos cómo nos lo recompensan. – Dijo José mientras asentía y miraba a Fer en busca de su aprobación.

Menudo puto engañado” pensó Fer. “Recompensar dice, ni las gracias les van a dar”. A veces Fer no lo entendía, gente que lleva tantos años en el sector y se seguía creyendo esas mentiras y falacias, o al menos teniendo la esperanza de que se cumpliesen las promesas de los gerentes y jefecillos. En fin, Fer necesitaba defecar y quería terminar aquella reunión lo antes posible, ademas no soportaba la idea de aguantar otra reprimenda de su mujer por maltratar su ropa interior, necesitaba salir al baño cuanto antes.

-Sí, como bien dice José, cuando acabe el proyecto os prometo, os juro, que todos seréis recompensados.

-¡Pero el proyecto acaba dentro de tres años! – Dijo Daniel. Fer palideció y pensó “Mierda, a ver cómo lo arreglo”.

-No os puedo decir más….esto… El Matching del MVC dentro del POI, se tiene que entregar en el Hito de Facturación económica de la primera release, antes de la postrelease, dentro de, por supuesto, el marco del Cómputo Bancario Acordado C-B-A, que debe seguir los estándares del MIZ y las valoraciones del DTA, todo ésto más las validaciones del análisis del SoftNert.net claro está – Fer les miró a todos mientras asentía. ¿Habría calado su verborrea? Cielos santo, no tenía ni la más remota idea de lo que acababa de decir.

-¿Qué coño dice? – Murmuró Daniel.

-Vamos a ver, que no te he entendido…nos pides que en vez de irnos durante tres meses a las 15:00 nos vayamos a las 18:00 o vete tú a saber cuándo. Nos restringen las vacaciones. Nos amenazan con trabajar horas de más. Y lo único que os pedimos es que nos lo deis por escrito y nos expliqueis cuál va a ser la compensación. – Dijo Marcelo.

-Yo si trabajo horas de más quiero que me las paguen – Dijo Álvaro que empezaba a alterarse.

-Sí, si no lo dan por escrito yo paso de no hacer jornada – Argumentó otra voz.

Es que menuda cara – Dijo alguien al fondo, y así de pronto se montó un jolgorio que alborotó a todo el mundo de la sala.

“Mierda mierda, los pierdo, los pierdo” pensó Fer. Respiró hondo, apretó el ano y se levantó. Alzó sus brazos y pidió silencio. “Calma chicos, calma”. Tras unos segundos la cosa se volvió a tranquilizar.

 

-No os puedo prometer nada, pero hablaré con Mendoza sobre todo lo que me habéis transmitido en este feedback. –
-Yo si no hay comunicación oficial de que no hay jornada, y además debería ser con quince días de preaviso, y no hay nada por escrito sobre este cambio en nuestras condiciones laborales, ya te aviso que no voy a acatar la anulación de la jornada de verano, los días de jornada me iré a las 15:00 tal y como dicta el convenio firmado – Sentenció Marcelo.
-Ya estamos – Fer estaba realmente irritado– …ese no es el camino, es mejor hacer las cosas por las buenas, pero ya sois mayorcitos. Tú verás lo que haces ¿Alguna cosa más? – Preguntó Fer y observó los rostros de sus empleados, todo eran ceños fruncidos, comisuras de los labios apretados, miradas frías y ese puto sindicalista de Marcelo observando tensamente.

-Pues ya os diré cuando hable con Mendoza.

 

 

 

Fer salió de la sala directo a los servicios. Su día se había torcido definitivamente. Seguro que ese mierda de Marcelo les estaba metiendo al resto de la cuadrilla esas ideas progresistas de los derechos del trabajador y todo eso.

Mientras sus intestinos evacuaban sonoramente se dio cuenta de que lo peor de todo ésto era que tendría que volver a hablar con Mendoza. Y desde luego, el resumen de la reunión, no le iba a gustar nada al jefe de jefes.

Leave a Comment

Your email address will not be published.


*