El Miedo

Los que llevéis en éste negocio de trileros un tiempo, y a el resto igual, sabréis de sobra como les gusta a estas ratas trajeadas manejar las situaciones a base de generar miedo. El miedo, el terror y la duda son los mejores aliados de los jefes tiranos que desean someter a sus empleados cual negro algodonero.

El miedo que nos infunden en ocasiones nos congela, nos deja en estado de shock, nos nubla la vista, nos anula y en ocasiones hasta nos priva de voluntad propia, dejando de mirar por nuestro interés y llegando a corrompernos tanto que miremos más por el interés de la empresa o el proyecto que por el nuestro propio. Ese momento, ese preciso momento es cuando somos una marioneta acojonada a merced de nuestro líder.

Mil historias podrían salir de aquí, pero hoy nombraré solo unas cuantas;

Una de las más comunes es la de sacar al empleado del proyecto y marginarle,  cada vez que hay un problema la ratita tendrá para ti su ración de miedo para que aprietes el culo y curres más por menos. Les encanta a los trileros  vociferar al empleado para que agache la cabeza y no diga ni pío, imponerse a través de técnicas muy bien conocidas. Someter a presión al empleado hasta reducirlo a un simple zombie que sepa acatar órdenes, totalmente sumiso y sin chistar.

Ocurrió hace ya tiempo, el caso de un conocido: el chaval tenía una operación de un familiar, llamó a la persona de RRHH para preguntar (para asegurarse más bien), que cuantos días le correspondían por una operación de un familiar de 2do grado. RRHH tras una tira y afloja le respondió a regañadientes que eran dos días, pero, y atentos a la respuesta, el de RRHH le dijo que se atuviese a las “Consecuencias” si cogía los dos días de permiso que se supone la LEY concede al trabajador por operación de un familiar en segundo grado.

Parecía una advertencia de Don Vito Corleone, si haces lo que te pertenece por derecho puede que tengas consecuencia y consecuencias negativas. Es una afirmación tan esperpéntica que casi da la risa.

El chaval se medio acojonó, tenia ciertas cargas familiares y el miedo hizo su aparición. No estaba muy bien en el proyecto y sabia que las consecuencias podrían sumarse a la maraña de mierda que vertía aquel proyecto, así que al final acabó cogiendo tan solo un día de los dos que le pertenecían. El miedo gano, el miedo a las consecuencia, a las amenazas veladas, a esa pequeña extorsión burocratica; Miedo 1 – renegado 0.

Otra historia de miedo es la siguiente; un lunes cualquiera, triste y lluvioso, el empleado X tenía que acudir al reconocimiento médico. El empleado contratado por la cárnica “TiExplotoTO ITO”  trabajaba en un cliente y ya había avisado esa mañana que acudiría al reconocimiento. Fue un mal día, llovía como hacía tiempo que no llovía en Madrid, el metro se colapsado, retrasos en la línea seis y cuando llego al centro médico donde se sometería al reconocimiento todo era un caos, tras una espera interminable y pasar el reconocimiento médico en dos fases; primero el análisis y rellenar un documento, luego volver a esperar una media hora para test de audición, electrocardiograma y test visual. Una vez acabado el tedioso e infinito reconocimiento se dispuso a volver a su lugar de trabajo. El mes paso, y tras imputar las horas a la cárnica “TiExplotoTo ITO” , la gerente de RRHH le llamo para preguntarle por qué aquel lunes del reconocimiento había pasado tan pocas horas al cliente. El empleado le explico que eran las horas laborales descontando las horas del reconocimiento médico, así que la gerente de RRHH le explico que lo que tenía que hacer era muy sencillo; según la gerente licenciada de RRHH en estos casos lo normal  era recuperar las horas del reconocimiento médico. Por suerte aquel empleado no era un pardillo, y le contesto aquella gerente mentecata de RRHH que las horas de Reconocimiento médico no se recuperan por ley, que le indicasen como imputar las horas que podía cambiar el parte o lo que quisieran, pero las horas de reconocimiento médico no se recuperan bajo ningún concepto.

Tras una pequeña discusión sobre si se deben recuperar o no horas de reconocimiento (La de RRHH insistia en que por “criterios y política de empresa” las horas de reconocimientos médicos si se recuperan, lo que la RRHH parecía desconocer es que por encima de los gustos de los empresarios y empresas esta la ley y los convenios, por mucho que les joda y por mucho que intenten imponerse a ellos), así pues la conversación no se resolvió en nada.

La siguiente llamada que recibió aquel informático fue de su gerente; “oye que ya me ha comentado Cruela que no quieres recuperar ciertas horas….el problema es que esas horas de tu reconocimiento se las queremos imputar al cliente y como no estuviste nos dice que no las paga …y claro…el parte económico no cuadra …y claro…es que…ya sabes…el cliente es muy importante….el proyecto va mal….tenemos mucho retraso…y el cliente está preocupado y ya sabes….”. El empleado corto por lo sano “Ese no es mi problema, es tuyo, que para eso eres gerente, yo solo sé que por ley las horas de reconocimiento médico no se recuperan, tenemos derecho, y los reconocimientos médicos que se realicen en horario laboral no se pueden descontar ni recuperar….lo que apañes con el cliente o como quieras que impute es cosa tuya, pero yo no voy a recuperar ninguna hora de reconocimiento médico”. El trilero ante el abrumador peso de las verdad no pudo hacer nada, aquel empleado no recupero ni un minuto y el trilero se vio obligado hacer algo que pocas veces ocurría; hacer su trabajo. Resultado final; Miedo 1- 1 Empleado.

A veces si se puede ganar, sobre todo si se sabe el suelo que se pisa y se conoce algunas leyes y conceptos básicos del mundo laboral. Es lo que algunos denominamos esa pequeña facción de trabajadores que ejercen “la resistencia”, los que no tienen miedo de nada ni de nadie, sin importar las consecuencias.

Dicha resistencia no baja la cabeza para hacer horas extras gratis ni se aturde ante ningún grito, no se deja amedrentar ante reuniones Gestapo con varios jefes trajeados exigiéndoles mierdas que no tienen que hacer y responsabilidades por encima de sus salarios y puestos. Son los gladiadores del siglo XXI, sus principios están muy por encima de cualquier jefe trilero o de la misma empresa.

Pero hay pocos, muy pocos. Y son los que van enseñando el camino a los más acojonadetes, a los ignorantes que desconocen conceptos básicos de sus convenios, a los engañados que adoran al jefe que fustiga sus espaldas.

Me suelo cruzar con gente que sí, que te dice, es verdad tendríamos que salir todos a nuestra hora, no aceptar abusos, si todos cambiásemos etc… Pero a la hora de la verdad la totalidad de los explotados agachan la cabeza, aprietan los dientes y tragan,  aceptan todos los latigazos que quieran darle y piden más.

Hace unas semanas, en un capitulo del Ministerio del Tiempo, un personaje de EEUU dijo: “Los españoles habláis mucho y hacéis muy poco”. Cuánta razón!!!.

Simplemente el mensaje de hoy es; no tengáis miedo, no hay nada que perder salvo las cadenas; Nos os dejéis pisar.

PD: Gracias a EnderXenocida por el aporte y colaboración a la hora de escribir este post.

8 Comments

 Add your comment
  1. Y no nos damos cuenta de que el poder está en nuestras manos. Si todo el proyecto se levantara a su hora, ¿qué haría el jefe? Le tocaría a él bajarse los pantalones porque si pretende sustituir a todos, va listo con los plazos de entrega. Otra cosa es que a los empleados les tocara subida 0 al año siguiente… pero como eso siempre puede pasar aunque te deslomes… Por no hablar de que hay otras empresas a las que volar.

    Claro que yo entiendo que mi situación no es la de otros. Yo no tengo cargas familiares ni hipoteca; ahora bien, de momento nunca he tardado más de 4 meses en encontrar un nuevo trabajo en Madrid.

  2. En relación al comentario de Benjamín Bruno primer párrafo… les echa a todos y contrata becarios. Pero vaya mierda, ya no queda nadie que les pueda enseñar como va el proyecto.
    Nos ponemos en situación:
    Trilero que no tiene ni p.i. se pone a enseñar a los becarios…. lo nunca visto!!!
    O pasa lo de siempre, si el trilero no es gilipollas, antes de echarnos contrataría a los becarios, “superpoblaría” la oficina o el cliente (esto es más complicado) y nos obligaría a traspaso de info.
    One question:
    A sabiendas que os van a echar y os ponen a un becario a vuestra vera que os sigue hasta pa mear (y os sujeta la chorra si hace falta)… vosotros seríais unos profesionales y haríais un traspaso como dios manda… haríais un traspaso a la remanguillé… o pasaríais y os tocaríais los huevos?

    • A ver, claro que puede hacer eso. Y echar a todo el proyecto de la misma… Pero ahí es donde entran mis palabras “va listo con los plazos de entrega”. Si en un proyecto, que sabemos que lo más normal es que los plazos vayan mal, te dedicas a cambiar a todo el equipo que ya lleva un tiempo desarrollándolo, con o sin traspaso de conocimiento, los tiempos empiezan a tender a infinito.

      ¿Cuánto le puede costar a una empresa entregar un proyecto con un retraso brutal? ¿No es probable que pierda al cliente?
      A mí me parece más sencillo pactar unas compensaciones por las horas extras con el equipo, desviar el dinero de las bonificaciones por entrega en plazo o algo por el estilo… Claro que igual por eso no soy jefe…

  3. Por regla general, o por lo menos lo poco que he visto cuando he estado en la “mopa”, es que se tienda a pagar un proyecto en 2 o como mucho 3 secciones: esto es al inicio, al medio y al fin de la entrega, Y si son en 2 suele ser al medio (aprox. 60%) y al fin lo restante.
    El gerente hará sus cábalas y verá si es viable tirar lo que queda del proyecto con becarios habiendo ganado en ese 60% lo suficiente como para compensar lo que quede, saliendo a puntillitas sin los beneficios deseados, que siempre suelen ser muy holgados.
    En el tema de “perder al cliente”… pues eso es más dificil porque sí o sí va a quedar mal habiendo ganado pasta o no. En este punto es donde la habilidad del gerente entra en marcha y podría llegar a dar un giro de tuerca y “convencer” al cliente de que la culpa no ha sido la del proveedor. Ojo! no estoy diciendo que la culpa sea del cliente, nunca se puede decir eso y “nunca lo es”. Pero indirectamente lo dejas caer. No sé si me entendéis.
    ¿Cómo es esto? El gerente buscará esos agujeros negros en la vida del proyecto que no se llegaron a solucionar: Búsqueda de fallos en las tomas de requisitos, dudas funcionales que no se llegaron a aclarar en consecuencia de lo anterior. El cliente no hizo las pruebas suficientes en entregas parciales…etc
    Creedme que esto he llegado a verlo cuando toda la culpa o casi toda era del proveedor y sus planificaciones.
    Eso sí, en paralelo a todo esto el gerente consigue también hacerse “amiguito” de los jefes del cliente y así es más fácil todo.
    Y luego ya posteriormente a esto este cliente ha seguido encargándole proyectos como si nada quedando todo en una pequeña mancha.

    Esto lo comento para que comparéis que a nivel de “pica” parece que explota el mundo y como luego en las altas esferas parece que no ha pasado nada. La perspectiva puede cambiar por completo.

    P.D: esto es un ejemplo que no siempre se cumple. A veces se está jodido tanto por arriba como por abajo y no hay vuelta de tuerca jaja.

    • En el proyecto en el que el autor de este blog y yo coindimos… Nos largaron a 5 o así a la calle, luego al jefe de proyecto. Los que se quedaron, currando a destajo como desgraciados… Y creo que, actualmente, quedan en la empresa 3 ó 4… el resto se han pirado. Que cada uno saque sus conclusiones, yo ya tengo las mías…

  4. Esta vez he tardado en responder, el miedo… Un par de puntos quería comentar:
    · El primero. Por lo que he visto, todos tenemos una sensación de responsabilidad con el proyecto en el que estamos. De hecho nos sentimos mal cuándo no podemos terminar algo incluso muchas veces hacemos más horas sin que nadie nos diga nada. No lo veo mal, es decisión nuestra. Pero cuándo estás en ese caso y te piden más todavía, algo falla. Es cierto que hay veces que las necesidades hacen que aceptemos unas malas condiciones, pero también hay otras que el desconocimiento nos hace aceptar. Lo cuál me lleva al segundo punto.
    · ¿Para cuándo una sección sobre legislación útil? Así tendríamos más conocimiento sobre las leyes que nos afectan y podríamos defendernos mejor.

    Un saludo.

    • Estoy reclutando una serie de colaboradores a ver si somos capaces de, a parte de una publicación semanal (o quincenal), añadir una nueva sección con temas de convenios y derechos laborales….¿te apuntas anoni mato?

    • Yo no me siento mal si no acabo una cosa y no meto más horas para acabarla a menos que me lo pidan y me las compensen… Me tratan como a un mercenario y como tal actúo. Soy un número para la empresa, útil mientras dé beneficios y en el momento en que deje de darlos… me largarán.
      Yo no voy a pagar bajadas de pantalones de comerciales para conseguir el proyecto ni malas planificaciones.

Leave a Comment

Your email address will not be published.


*