La Ciudad que Nunca Duerme

Pues si amigos, así es, yo siempre había pensado que la ciudad que nunca duerme era Nueva York, pero me equivocaba. Tras nueve años saltando de proyecto en proyecto en el mundo de la informática ( dentro de empresas de consultoría y outsourcing) me di cuenta que realmente la ciudad que no duerme es Madrid, mi ciudad, o para el caso todas aquellas ciudades españolas en las que existan varias de estas empresas cárnicas conocidas como Software Consultoring, o Developer Outsourcing.

¿Y porque digo que Madrid no duerme?. Pues porque lo he visto literalmente con mis ojos, atravesado mis retinas y grabado en mi cerebro. Nueve años en el mundo de la informática, entre subcontratas, empresas basura y clientes sadomasoquistas. Lo he visto. He visto esas noches en vela de programadores, impregnados en código Espagueti (código enrevesado como unos intestinos) proyectos sobre valorados, con horas extra (por supuesto gratis, es decir horas no pagadas). He visto oficinas vacías, con apenas un par de recién licenciados programando a destajo a eso de las diez de la noche, cuando ya hacía más de cuatro horas que debían haberse ido a su casa. Algunos incluso felices de su posición.

Los he visto. Proyectos mal planificados, con gerentes ineptos sin conocimiento alguno de la materia, jefes de proyecto sin más ambición que cobrar, subcontratas sanguijuelas, he visto planificar mal proyectos, desde arriba, y como los jefes se forraban y los empleados a más bajo nivel no hacían más que currar 60 horas semanales. Desde una toma de decisiones, de requerimiento, y en otras ocasiones vender proyectos a bajo coste y con la promesa de hacerlo en la mitad de tiempo. He visto esto y mucho más. He comprobado como todo esto acaba traduciéndose en mucho beneficio para toda esa jerarquía, toda esa prole de jefecillos, y convirtiéndose en un lastre de trabajo y horas para los programadores. Sobreesfuerzos no compensados, horas extra gratis, responsabilidades no acordes a su cargo. Y por supuesto malas miradas y amenazas si te vas a tu hora a casa.

Pero no acaba aquí la bajeza de nuestro sector. He visto jefes cargando con esa responsabilidad a pequeños programadores, con palabras mágicas; “no te involucras”, “necesitamos flexibilidad”, “es por tu bien, lo tendremos en cuenta”, “hazlo y te compensaremos”, “piensa en tu carrera, esto de cara a un ascenso te puede venir bien”. Mentiras, burdas mentiras con tal de que trabajes más de lo que te pagan. Más de lo que pone en un contrato. Es curioso, como cuando se trata y se habla sobre los contratos de las empresas con los clientes, o los contratos de empresas con empresas, parece como si hablásemos de contratos firmados con tinta de oro o con sangre de unicornio. “Un contrato es una responsabilidad”, “el contrato es un compromiso firme con el cliente”. Pero sin embargo cuando hablamos del contrato que tiene la empresa con los programadores ( o analistas programadores, o técnicos de servicio, o cualquier gorrilla de la informática) entonces los contratos son basura, no valen ni para papel de fumar, son un mero trámite totalmente violable.

He visto subcontratas abusivas, haciendo que gente se forre sin apenas mover un dedo, sin hacer más que presentarte al cliente. He visto las facturas, carteras de clientes, recibos y he visto como funcionan. Lo he visto. Por Ejemplo ;

“Empresa A del sector cárnico, pongamos que se llama TiExplotoToito Consulting. ( TET Consultingg para resumir) entra en un concurso, o apaña un cliente, por ejemplo una compañía de seguros (pero me valdría Banca, administración pública, telecomunicaciones…etc), total, que sea como fuese TET Consulting se hace con un contrato para dar servicio a la compañía de seguros Taseguro Seguro (SE). Bien la cosa funciona así, SE va a pagar a TET Consultoring unos 70.000 euros al año. Todo ese dinero se lo dan a TET Consultoring para que busque al pringao que ellos crean más cualificados y lo manden la compañía SE a currar a destajo. ¿Que hace TET Consultoring?. Pues en la ciudad que no duerme busca al pardillo que más le conviene y le ofrece un contrato de 21.000 euros al año, pero…wow! eso deja en las arcas de TET Consultoring casi 50.000 euros anuales restantes ( Vale que hay que quitar seguridad social y alguna cosa mas….venga, ponle que le deja 40.000) y asi amigos es como TET Consultoring se forra a costa del trabajo de otros”

Esto es un claro ejemplo de cómo a través del plusvalor  las subcontratas hacen que gente inepta y que no da un palo al agua se embolse unos sueldazos bien majetes que les permitan caprichitos como un porsche, o un chalet en la playa. Mientras el que curra de verdad malvive con un sueldo de mierda, trabaja de más, horas gratis, y con mucha más responsabilidad de la que le corresponde.

Y esto amigos es solo el principio. Así es, y así son las ciudades que no duermen. Jóvenes recien licenciados, les ponen un traje, les dan un pc a la última, portátil y móvil de empresa, y les dicen “rock and roll” chavales. Y se lo creen. Dicen “lo logramos”, “todo mi esfuerzo ha merecido la pena, ya tengo el trabajo soñado”. Se creen que esto es Manhattan, que van a llegar a la cumbre  a base de cenar tallarines fríos a las diez de la noche en la sede de la empresa.

Este primer post es en homenaje a ellos, a todas esas horas gratis que han trabajado y que tan poco les han aportado. También es para advertirnos, las horas extra son voluntarias y se han de pagar, y si las hacéis gratis, nos estamos haciendo un flaco favor a todo el gremio de “tocateclas” y “pincharatones” que somos los informáticos. Evitemoslo, evitemoslo en la medida de lo posible, evitemos que nuestra ciudad sea esa ciudad en la que nunca se duerme.

Musica Recomendada para la Lectura:

Leave a Comment

Your email address will not be published.


*

2 Trackbacks

  1. EL SÍNDROME DEL JARDINERO AUSENTE | interestrellado (Pingback)
  2. EL SÍNDROME DEL JARDINERO AUSENTE | interestrellado (Pingback)